Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia

Copos de Avena

Composición por 100 gramos

Principios inmediatos:

Agua

12 g

Grasas

5 g

Proteínas

13 g

Almidón

55 g

Azúcar

1 g

Dextrina

2 g

Celulosa

9 g

Cenizas

3 g

Minerales:

Sodio

0,451

Potasio

0,431

Calcio

0,082

Magnesio

0,157

Hierro

0,013

Fósforo

0,406

Azufre

0,209

Cloro

0,064

Cobre

0,001

Cinc

0,005

Manganeso

0,005

Flúor

0,000025

Yodo

0,000004

Cobalto

0,000001

Vitaminas:

Vitamina A

5 U.I

Vitamina D

50 U.I.

Vitamina K

10 U.I.

Vitamina Bl

0,56 mg

Vitamina B2

0,14 mg

Vitamina PP
1,1 mg
Vitamina E
1,9 mg

 

Acidez

   La avena posee un 58,8 % de sustancias minerales ácidas y un 41,2 % de sustancias alcalígenas. Es, por tanto, un alimento acidificante.

Calorías

   Proporciona unas 355 calorías por cada 100 grs., por lo que ha de considerarse un alimento altamente energético.

Digestibilidad

   Buena. Esta es una de las razones por la que se recomienda a enfermos, convalecientes y personas delicadas.

Qué es la avena

   Es un cereal muy consumido por los anglosajones. En el diccionario americano Webster se dice: "Avena. - Cereal con el cual se alimentan los hombres en Escocia y los caballos en Inglaterra. Esto explica por qué Escocia proporciona los más bellos ejemplares humanos e Inglaterra los más hermosos caballos." Los escoceses suelen consumir la avena en el desayuno, en forma de porridge (flaker-oats). En Europa se consume en forma de harina fina (crema), de sémola o de copos, sirviendo para preparar excelentes sopas.

Efectos sobre el organismo

   Aporta minerales para el crecimiento y constituye reservas de glicógeno para cuando hay que realizar esfuerzos musculares intensos. Este valor dinamógeno está explicado por su composición. La avena es cinco veces más rica en grasas que el trigo y le sobrepasa también en hidratos de carbono, proteínas y diversos minerales.

Búsqueda personalizada

   La harina de avena tostada tiene un sabor excelente que recuerda el de la vainilla, se digiere con suma facilidad y ejerce una acción favorable sobre los órganos digestivos, especialmente el páncreas, por lo que, previa autorización médica, puede ser útil a determinados diabéticos.

   Las decocciones de avena ejercen una acción antiinflamatoria sobre las mucosas digestivas.

Quién debe comerla

   Como se ha indicado, es uno de los mejores alimentos para enfermos, convalecientes y personas delicadas, toda vez que, además de digerirse bien, es extraordinariamente nutritiva y fortificante gracias a su riqueza en almidón, fósforo orgánico y vitamina Bl.

   Es particularmente recomendable a los niños que necesitan un aporte elevado de minerales asimilables. Los copos de avena, tomados en el desayuno, aseguran la energía hasta el mediodía Las personas que han de efectuar esfuerzos sostenidos, como por ejemplo los deportistas, deben consumir copos regularmente en forma de sopas con un poco de leche, mantequilla y azúcar.

   En síntesis, puede decirse que la avena es el alimento del niño que crece, de las personas débiles y de los sujetos activos.

 

Quiénes NO deben comerla

   Los obesos y los sedentarios, que generalmente ya se alimentan demasiado, todavía aumentarían de peso si consumieran copos de avena. Sin embargo, hay obesos desmineralizados (por exceso de acidez de origen cárnico) que obtendrán un real beneficio tomando copos de avena, si bien en pequefias dosis, al propio tiempo que efectúen una cura de desintoxicación ácida.

   Las personas con tendencia a lumbagos, calambres, al levantarse, crujidos articulares o antecedentes reumáticos, deberán consumir los copos de avena con moderación y solamente si llevan a cabo una importante actividad muscular.

   También hay que tener en cuenta que el exceso de harina o de copos de avena puede crear en los ninos fermentaciones gástricas o intestinales. Sobre todo si para halagar su paladar se les pone mucho azúcar.

Modos de preparación

   Porridge. - Se prepara del siguiente modo:  Por la noche se ponen en remojo cuatro cucharadas grandes de copos de avena. Por la mañana se hace hervir medio litro de agua. Cuando ha arrancado a hervir se le echan los copos de avena y se dejan cocer a fuego lento durante un cuarto de hora, removiendo de cuando en cuando. Emplear un pote o una cazuela bastante grandes ya que, al empezar la cocción, el porridge sube como la leche al hervir. Sírvase añadiendo una cucharada de miel en cada plato.

   Avena germinada. - Se dejan durante 24 horas algunos granos de avena en un plato sopero, con suficiente agua para que queden cubiertos. Al día siguiente, se lavan bajo el grifo y se dejan otra vez en el plato, mojados pero sin agua. Al tercer día se repite la operación. Cuando se observa que los granos están a punto de germinar (presentan un punto blanco), pueden ya ser consumidos, mezclando diariamente una cucharada con la ensalada. Se obtiene así un poderoso estimulante del sistema nervioso y de las glándulas endocrinas. Pero hay que consumirla con prudencia. La avena germinada está contraindicada para los muy nerviosos, ansiosos e hipertensos.

Búsqueda personalizada

   Harinas y copos. - Constituyen la forma ideal de darla a los niños. En los lactantes ( en los que las harinas de avena se pueden alternar con las de trigo) conviene hacer cocer los copos entre 4 y 5 minutos. En los adultos, de 2 a 3 minutos son suficientes.

   Los copos de avena pueden comerse también crudos, simplemente reblandecidos en agua, con lo cual las vitaminas y minerales se aprovechan íntegramente, evitándose las pérdidas debidas a la cocción.

 

Indice de alimentos(A)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia