Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia

Calcio

CONTENIDO EN CALCIO (expresado en miligramos) EN 100 GRAMOS DE DIVERSOS ALIMENTOS

  

mg

mg

Queso de Parma

1200

Leche de oveja

210

Queso Gruyére

1100

Perejil

190

Queso Ementhal

1100

Barros

190

Leche en polvo

700

Dientes de león (hojas)

190

Queso de Rocafort

700

Cacahuetes tostados

170

Queso Camembert

680

Cacao en polvo

160

Queso Limburgo

440

Harina de soja

155

Melaza de azúcar

273

Judías blancas

150

Colinabo

260

Copos de avena

145

Almendras

250

Bacalao fresco

18

Sojas

230

Bacalao seco

250

Nueces del Brasil

225

Caviar

140

Avellanas

140

Apio

50

Nueces

130

Berzas

50

Leche de cabra

130

Lechuga, hojas blancas

20

Leche de vaca

120

Lechuga, hojas verdes

60

Arroz grano

120

Choucroute (col preparada)

45

Nabo (hojas)

115

Coles

45

Espinacas

110

Col de Bruselas

30

Endivias

105

Coliflor

20

Achicoria

105

Patatas

15

Lentejas

100

Limón

15

Ostras, almejas

100

Manzana

6

Mejiliones

100

Manzana seca

25

Chocolate

95

Frambuesas

50

Germen de trigo

85

Frambuesas en almíbar

30

Azúcar

80

Zumo de f rambuesa

20

Huevos

50

Pera

15

Yema

140

Pera en almíbar

10

Clara

20

Fresas

30

Requesón

70

Ciruelas

20

Langosta, langostinos

75

Ciruelas en almíbar

10

Higos

50

Ciruelas pasas

50

Higos secos

160

Grosellas

30

Dátiles secos

65

Harina de arroz

28

Pan integral

60

Pan blanco

25

Naranja

50

Pan moreno

22

Judias verdes

70

Espárragos

20

Judias verdes en lata

30

Espárragos en lata

15

Castanas

40

Calabaza, melón

22

Zanahorias

40

Setas

20

Alcachofas

40

Ancas de rana

20

Guisantes tiernos

30

Arenques

20

Guisantes en lata

25

Lucio

20

G uisantes secos

70

Trucha

20

Albaricoques frescos

20

Pastas sopa

20

Albaricoques en almíbar

10

Harina trigo

20

Albaricoques secos (orejones), etc

90

Mantequilla

15

Rábanos

35

Ananás (pina)

30

Remolacha

30

Ananás en almíbar

15

Uvas

20

Zumo de pifía

15

Uvas pasas

80

Melocotón

10

Zumo de uva

10

Melocotón en almíbar

5

Cebolla

30

Orejones melocotón

45

Atún

30

Cerezas

20

Sardinas

30

Cerezas confitadas

10

Platija (pescado)

30

Moras

20

Salmón

25

Moras en almíbar

15

Ruibarbo

50

Arándanos

15

Arándanos en almíbar

10

Pimientos, tomates

10

Tapioca

12

Carnes

10

Confituras

12

 

 

¿Qué es el calcio?

   El calcio es una sustancia mineral blanquecina, que los huesos y los dientes acaparan y conservan para asegurar el crecimiento y mantener la solidez de la arquitectura orgánica.

   El 90 % de calcio se encuentra en el esqueleto, en forma de depósito, en reserva para las necesidades del organismo, ya que el 10 % restante, se encuentra muy distribuido: en los músculos, en el cerebro, en la sangre, en el corazón. Su papel es vital. Sin el calcio, el corazón no podría latir, los nervios no podrían funcionar. Aunque sea mínima, una disminución de la cantidad de calcio en la sangre es de graves consecuencias. Del mismo modo, los dientes no son bloques calcáreos. Son igualmente un tejido vitalizado en el que se incorpora un 96 % de sales minerales.

¿Cuáles son sus funciones?

   El calcio juega un papel vital en el organismo. Sus principales funciones son las siguientes:

   1º- Frenar la excitabilidad del sistema nervioso y muscular. Esta función corresponde al calcio contenido en la sangre, cuya cifra es rigurosamente de 100 miligramos por litro. Para mantener esta cifra vital constante, si le falta calcio, la sangre echa mano del contenido en el esqueleto y los dientes. Si le sobra, lo devuelve. Si por alguna razón este mecanismo no funciona y disminuye la concentración de calcio en la sangre, se producen crisis de contracciones denominadas tetania.

   2ª- Desarrollo del esqueleto, sobre todo en el niño. Su deficiencia es causa de raquitismo o de desmineralización.

   Además, el calcio facilita el paso del influjo nervioso a través de las conexiones neuromusculares, normaliza el sueno, la tensión sanguínea, el equilibrio hepático, la coagulabilidad de la sangre y desempena otras funciones fisiológicas que solamente se empiezan a entrever por algunos investigadores.

 

Necesidades diarias

   En general, la ración alimenticia para un adulto debe aportar globalmente un gramo de calcio al día. En algunas épocas de la vida, esta cantidad debe ser diferente, a saber:

Niños, hasta 10 años  

1 gr

Niños de 10 a 15 años  

1,3 gr

Muchachos, de 16 a 20 años

1,4 gr

Mujeres embarazadas

1,5 gr

Madres lactantes

2 gr

Ancianos  

0,8 gr

El calcio en los alimentos

   Se encuentra calcio asimilable en el agua, en la leche, en el queso y en muchos otros alimentos. Pero tres comidas abundantes al día no siempre aseguran un aporte suficiente de calcio.

   Para obtener un gramo de calcio con uno solo de los alimentos más corrientes haría falta comer diariamente alguna de las siguientes cantidades:

 

   Afortunadamente, la alimentación es menos abundante, pero más variada. Pero, por lo que respecta al calcio, acostumbra ser insuficiente. Las estadísticas demuestran que hay una gran mayoría de personas que en su alimentación absorben escasamente 600 miligramos de calcio al día.

   Los alimentos citados como más corrientes no son los más ricos en calcio. Lo, son, en cambio, los quesos duros, como el gruyére. Los quesos grasos, enmohecidos, como el camembert, son mucho menos ricos. La leche, las frutas secas y algunas verduras completara útilmente la cantidad de calcio necesaria. Las carnes, los cereales y los demás alimentos o son pobres en calcio o contienen demasiado fósforo, cosa que es incompatible con el buen aprovechamiento del calcio.

Absorción del calcio

   Aportado por los alimentos, el calcio sufre, ya en el organismo, diversas reacciones que aseguran su asimilación. A nivel del estómago, el ácido clorhídrico segregado por este órgano libera el calcio de las sales que lo acompañan y lo transforman en cloruro de calcio y en fosfato de calcio, fácilmente absorbibles.

   A nivel del duodeno, estas sales se encuentran con los ácidos grasos derivados de la digestión de las grasas y forman jabones. Cuando la alcalinidad del medio intestinal es muy intensa, en lugar de favorecer la asimilación cálcica, la dificulta. Esto explica por qué un exceso de vegetales, alcalinizando el medio intestinal, impide la absorción del calcio. En estos casos, un análisis de los excrementos demuestra que la cantidad de calcio desaprovechada es considerable. Esto es muy importante tenerlo en cuenta, ya que lo que interesa no es la cantidad de calcio ingerida, sino la asimilada.

Fijación del calcio

   Para fijar el calcio es conveniente que la alimentación sea equilibrada. Los regimenes demasiado ácidos o demasiado alcalinos roban el calcio, dando origen a numerosos estados de preenfermedad.

   Por otra parte, es también importante asegurar el equilibrio calciofósforo, así como el aporte de vitaminas D y C. Las vitaminas D y C son esenciales para la fijación del calcio. La vitamina D se halla presente en algunos alimentos (leche, huevos, mantequilla) y actúa en dosis muy pequeñas. Algunas gotas de solución oleosa de vitamina D pueden curar un raquitismo. Pero esto puede conseguirse mucho mejor gracias a los baños de sol. La piel contiene una pro-vitamina, el ergosterol, que bajo la acción de los rayos solares se transmuta en ergosterina irradiada o vitamina D.

Síntomas de descalcificación

   Más que descalcificación, el término correcto seria desmineralización. No se puede perder calcio sin perder al mismo tiempo otros minerales y, en particular, fósforo (fosfatos), toda vez que los diversos elementos están solidarizados y no existen en estado puro en el organismo.

   El calcio contenido en la sangre se presenta bajo dos formas diferentes: una forma ionizada y una forma combinada con las proteínas. Pero, sea como sea, estas sales se renuevan constantemente. Las sales cálcicas, tanto de la sangre como del esqueleto, se eliminan sin cesar y es necesario reponerlas inmediatamente. De lo contrario se produce un déficit que origina diversos trastornos.

   Puede ser el primero, un estado de pesadez, de fatiga general, apareciendo luego dolores más o menos difusos en la espalda. A medida que la descalcificación se acentúa, aparecen manifestaciones dolorosas concretas, tales como ciática, reumatismos e incluso accidentes graves en la columna vertebral. La falta de calcio tiene asimismo, repercusiones pésimas en el estado de los dientes, que se carian o rompen.

   Hay falsos reumatismos osteopáticos, principalmente en la columna vertebral, que se curan como por encanto con unas pocas inyecciones intravenosas de calcio.

   Otra afección frecuente que implica descalcificación es el raquitismo, debido a falta de vitamina D.

   También puede presentarse la descalcificación en forma de fragilidad ósea. Quienes la padecen, fácilmente reconocibles por el color azulado de la esclerótica, parecen de cristal, sufriendo fracturas al menor choque.

   Finalmente, existe la orteorragia o pérdida de los minerales del esqueleto a través de la orina. Suele ir asociada a la tuberculosis.

Lucha contra la descalcificación

   Hay espíritus simplistas que resuelven pronto el problema: si lo que falta es calcio, hay que atiborrarse de este mineral. Y aunque lo tomen en cualquiera de las diversas formas farmacéuticas, por vía bucal, intramuscular, intravenosa o rectal, se encuentran con la sorpresa de que las radiografías no señalan grandes cambios y que los dientes, espejo del esqueleto, siguen desvitalizándose.

   No obtienen mejores resultados quienes recurren a la ingestión de aguas minerales o de alimentos ricos en calcio. Cuando las células no pueden fijar este mineral, lo único que se logra es formar en el organismo depósitos calcáreos, que, haciendo perder la elasticidad a las paredes de las arterias, contribuyen al desencadenamiento de numerosas enfermedades, especialmente la hipertensión y la esclerosis.

   La lucha contra la descalcificación no ha de ser emprendida a la ligera ni autorrecetándose preparados de calcio sin ton ni son. Hay que acudir al médico, que es quien dispone de elementos para diagnosticar y prescribir el tratamiento más adecuado en cada caso.

   Cuando todavía no existe descalcificación, pero se desea prevenirla, son aconsejables las siguientes medidas:

   -Frecuentes salidas al aire libre, con abundantes banos de sol, tomados inteligentemente.

   -Alimentación equilibrada en lo que respecta a acidez-alcalinidad y rica en queso, leche, frutas y verduras.

   -Ejercicio físico frecuente, procurando principalmente andar a menudo. La influencia del ejercicio muscular es muy beneficiosa para la fijación del calcio en los huesos. Se dan casos de desmineralización en personas jubiladas que suspenden toda actividad.

   -Sueño, suficiente.

 

Búsqueda personalizada

 

Indice de Alimentos (C)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia