Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia

Champiñones

   Conocidos también por champínones de París, son unos hongos botánicamente denominados psalliota campestrís que se han podido domesticar y se cultivan artificialmente, encontrándose en los mercados y tiendas de comestibles.

Composicíón

%

   

Agua

88,5

Proteínas

4,0

Grasas

0,3

Hidratos de carbono

6,0

Celulosa

0,8

Minerales

0,4

 

Oligo-elementos

 

Fósforo

0,130

Cloro

0,080

Sodio

0,020

Potasio

0,400

Mágnesio

0,005

Calcio

0,025

Hierro

0,001

Cinc

0,0005

Cobre

0,0006

Manganeso

0,0006

Yodo

0,00002

 

   Para no confundirlos con la mortífera amaníta verna, basta recordar que ésta va siempre provista de pelusa, mientras que los champinones no la tienen.

   Los champiñones son un alimento nutritivo y fácil de preparar, siendo tolerado por la mayor parte de los organismos.

   Cuando son frescos, su color normal es blanco grisáceo. Su sombrero es uniformemente liso. Su pie es igualmente blanquecino con un anillo que forma un collarín, a menudo arrugado.

   Su carne es blanca y se vuelve un poco rosada cuando el champinón se rompe. Al contacto del aire y a medida que envejece, tiene tendencia a volverse grisácea, amarillenta, con reflejos rojos.

   Hay que señalar que contienen vitaminas A, C, Bl y D, variando su cantidad, que es más escasa en los champiñones cultivados que en los silvestres.

Búsqueda personalizada

   Los champiñones son un alimento excelente que por sí solo puede aportar una ración nitrogenada y numerosos principios minerales y vitamínicos. Hay que hacer observar que conviene comerlos muy frescos, ya que de lo contrario pierden su vitamina C.

   Pueden prepararse de diversas maneras: salteados en aceite, guisados o en tortilla. Hay que evitar asociarlos a salsas en las que entren jugos o grasas de carne ya que podrían dificultar la digestión y dar lugar a cólicos, diarrea.

   En bechamel, en tortilla, dorados en aceite,o mezclados con pastas de trigo, arroz, etc. son bien tolerados, incluso por los niños.

   Rinden un gran servicio a los enfermos obligados a seguir un régimen sin carne, ya que con una pequena ración nitrogenada aportan una cantidad suficiente de sustancias proteicas. Convienen, pues, a los urémicos, nefríticos, albuminúricos, hipertensos, cardíacos en período de insuficiencia circulatoria y a los artríticos, que a veces han de observar un régimen pobre en nitrógeno (gotosos, uricémicos, hipercolesterinémicos).

   En suma, los champiñones pueden entrar en el equilibrio de nuestras raciones alimentarías como aporte nitrogenado muy apreciable.

Indice de Alimentos (C)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia