Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia

Fresas

 

Composición por 100 gramos

 

Principios inmediatos:

%

   

Proteínas

1

Hidratos de carbono

8,4

Grasas

0,5

Agua

85

Celulosa

2,5

Cenizas

2,6

 

Sales minerales

%

   

Fósforo

0,034

Calcio

0,031

Hierro

0,001

Azufre

0,017

Cloro

0,015

Sodio

0,007

Potasio

0,159

Magnesio

0,014

Cinc

0,090

Cobre

0,105

Manganeso

0,170

Yodo

0,008

Aluminio

0,0001

 

Vitaminas

 

Vitamina A

57 U. l.

Vitamina Bl

0,00011%

Vitamina B2

0,00024%

Vitamina PP

0,00024%

Vitamina C

0,075%

Digestibilidad

   En general es un alimento poco digerible, sobre todo para personas de estómago delicado.

Calorías

   46,80 por 100 g de alimento fresco. Cuando se consume en forma de jarabes, mermeladas, batidos, etcétera, hay que añadir el valor calórico de los demás ingredientes (azúcar, leche, otros frutos, etc.).

Acidez

   Es un alimento con un 80 por 100 de sales alcalinas y un 20 por 100 de sales ácidas. Es alcalinizante del organismo.

Modo más saludable de prepararlas

   En general se consumen en fresco, solas y aderezadas con naranja, o de las siguientes maneras:

   - En fragmentos, acompañando helados, nata, pasteles, etc.

   - Mezcladas con leche, en forma de batidos.

   - Mezcladas con otras frutas (macedonia).

   -Se utilizan también en forma de jarabes, mermeladas y confituras, mezcladas con gran cantidad de azúcar.

Recomendables especialmente en:

   -Las personas débiles y los tuberculosos por sus propiedades tónicas y remineralizantes.

   - Batidas con nata son excelentes para los diabéticos.

   -Los convalecientes se beneficiarán de la vitamina C que contienen en abundancia.

   -Por su contenido en silice se recomiendan a los cancerosos y arterioscleróticos.

   -A las personas estreñidas, por sus propiedades laxantes.

   -Por su contenido en ácido salicílico es recomendable a los artriticos, reumáticos, gotosos, a los calculosos, autointoxicados, hepáticos y personas de temperamento bilioso y sanguíneo.

Cuándo es mejor tomarlos

   Pueden consumirse a todas horas.

Quién NO debe comerlas

   Las personas con trastornos gástricos, los dispépticos, los que sufren enfermedades de la piel, y las personas alérgicas, por ser un excitante de los procesos alcalinizantes y por trastornar el equilibrio hidromineral. También porque pueden causar urticaria.

Búsqueda personalizada

Efectos sobre el organismo

   Son nutritivas, refrescantes, diuréticas y depurativas. Son tónicas y remineralizantes, antiartriticas y antibiliosas. Poseen acción laxante, activadora de la función intestinal, son antipiúricas y antifebriles.

Procedimientos de conservación

   En latas, en forma de mermelada, confitura o solamente su jugo.

Comamos fresas

   Desde hace muchos milenios, el hombre ha venido utilizando la fresa silvestre como alimento, pero sus propiedades medicinales no fueron tenidas en cuenta hasta el siglo XIII, siendo Raimond Llull el primero en recomendar las fresas para el tratamiento de gran número de afecciones y especialmente para combatir la anemia de las jóvenes y devolver la juventud a las mujeres maduras.

   En Francia, las fresas empezaron a cultivarse en el siglo XIV. En España su cultivo es más reciente. El escritor francés Fontenelle, que llegó a centenario, atribuía su longevidad a la costumbre de hacer cada año una abundante cura de fresas. Teresa Cabarrús se hacia preparar baños de fresas en los que pasaba largos ratos a fin de mantener la suavidad y tersura de su piel. Los modernos Institutos de Estética Femenina utilizan las fresas para confeccionar máscaras de belleza con las que rejuvenecer el cutis de sus clientes.

   Las notables propiedades de las fresas se deben a su contenido en vitaminas y sales minerales. Según estudios analíticos recientes, el zumo de fresas es uno de los productos más complejos del reino vegetal. Además de contener vitaminas A, C, Bl y B2, las fresas son notables por sus ácidos orgánicos (ácido citrico en particular) los cuales, quemándose en el organismo, liberan bases que confieren a esta fruta un interesante poder alcalinizante.

   Aunque algo ácida (pH 3,4), la fresa es, pues, un alimento alcalinizante, como ocurre con todas las frutas ricas en ácidos orgánicos. Un kilogramo de fresas produce en el organismo tanta alcalinidad como 9 gramos de bicarbonato sódico, sin sus inconvenientes (1 Kg de uvas equivale a 6 g y 1 Kg de jugo de limón a 4 g de bicarbonato).

   Las fresas proporcionan también calcio, fósforo y hierro. La relación calciolfósforo (1,3) es muy interesante y se aproxima a la relación propia del organismo humano. Las fresas contienen también potasio, magnesio, sodio, cobre y otros importantes oligo-elementos.

   Hay personas que se abstienen de comer fresas por miedo a que les produzcan urticaria. Pero, salvo en casos de verdadera alergia, lo que produce urticaria no son las fresas, sino los residuos amoniacales de la descomposición de sustancias orgánicas utilizadas como abono del fresal. Este peligro se suprime lavando cuidadosamente las fresas y dejándolas preparadas con una media hora de antelación a su consumo, a fin de que hayan podido recuperar su delicioso aroma.

Búsqueda personalizada

 

Indice de Alimentos (F)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia