Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia

Habas

Composíción por 100 gramos

Principios Inmediatos

Tiernas

Secas

 

Agua

73,5

14

Celulosa

3

8

Hidratos de carbono

16

51

Grasas

0,8

3

Proteínas

6

20

Cenizas

0,7

4

 

Minerales

Sodio

56 mg

Potasio

1,397

Calcio

88

Fósforo

146

Magnesio

193

Azufre

96

Cloro

51

Hierro

5,8

Cobre

1,2

Yodo

1,6

Manganeso

0,24

Cinc

0,01

 

Vitamínas

Vitamina A

89 U. I.

Vitamina Bl

210 mcg

Vitamina B2

185

Vitamina C

12 mg

 

Otras características

   Las habas son ricas en purinas (0,17 %). Sus bayas, que cuando son tiernas también son comestibles, son uno de los alimentos más ricos en factor colina (vitamina J).

Búsqueda personalizada

Efectos de la cocción

   Si la cocción se efectúa en una olla corriente, siendo bastante prolongada, se pierden casi todas sus vitaminas. En olla de presión, siendo el tiempo de cocción mucho más corto, se aprovechan casi totalmente.

Calorias

   Las habas tiernas proporcionan 112 calorias por cada 100 gramos. Las secas, 217.

Alcalinidad

   Tienen un predominio alcalino del 51%.

 

Efectos sobre el organismo

   Las habas tiernas son un alimento sano y de digestión ligera. Las habas secas, si bien han perdido su vitamina C, son ricas en hidratos de carbono, hierro y calcio, por lo que resultan muy nutritivas, pero tienen el inconveniente de qúe pueden dar lugar a flatulencias. El factor colima contenido en las bayas tiernas es una sustancia lipotropa que juega un papel preponderante en el metabolismo de las grasas y actúa contra la degeneración adiposa del higado y contra la adherencia de colesterol en las arterias.

Quiénes pueden comerlas

   Las habas tiernas convienen a toda clase de personas, digeriéndolas fácilmente incluso las de estómago delicado. Convienen, sobre todo, a los sedentarios, estreñidos, obesos, etc.

Quiénes NO deben comerlas

   Por su riqueza en purinas, las habas están prohibidas a quienes padecen gota, y, por su riqueza en hidratos de carbono, a los diabéticos que, en cambio, podrán comer habas tiernas con moderación.

Manera más recomendable de comerlas

   Las habas muy tiernas pueden comerse, como se ha indicado, con su baya, tal como se hace con las habichuelas verdes. Basta, para ello, prolongar un poco el tiempo de cocción. Las habas tiernas resultan excelentes comiéndolas crudas, como entremés, sazonadas con sal gruesa.   Cocidas pueden prepararse de las más variadas maneras (con mantequilla, crema de leche, estofadas, etc.). Si al cocerlas se les añade un ramo de ajetrea (sajulída), su sabor resulta enriquecido. Las habas secas se dejan macerar en agua fria, se decortican y sirven para preparar sopas y purés.

Búsqueda personalizada

 

Modos de conservación

   Antiguamente, el único modo de conservarlas era dejándolas secar. Esta planta, cultivada ya en la antigua Mesopotamia, pasó a Egipto, Roma y más tarde a todos los países de Europa gracias a este sistema de conservación.   Modernamente se conservan en estado fresco gracias a la refrigeración, lo que permite disponer de este alimento durante todo el año.

Indice de Alimentos(H)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia