Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia

 

HIGOS
Composición por 100 gramos

Frescos

Secos

Principíos inmediatos

%

%

Agua

81

15

Proteínas

1

4,5

Grasas

0,4

1,5

Hidratos de carbono

16

73

Celulosa

1,6

6

Minerales

%

%

Sodio

0,007

0,042

Potasio

0,190

0,910

Calcio

0,053

0,192

Magnesio

0,021

0,099

Hierro

0,0007

0,004

Fósforo

0,040

0,149

Azufre

0,012

0,070

Cloro

0,016

0,075

Vitaminas:

Vitamina A

75 U.I

60 U. 1.

Vitamina 81

0,9 mg

0,13 mg

Vitamina B2

0,8 mg

0,11 mg

Vitamina PP

0,63 mg

1,72 mg

Vitamina C

2 mg

-

 

 

Calorías

   Los higos frescos proporcionan sólo 65 calorías por cada 100 gramos. En cambio, los higos secos son la fruta más rica en azúcar, llegando a proporcionar 280 calorías por 100 gramos.

Alcalinidad

   Los higos son uno de los alimentos más alcalinizantes para el organismo. Su exceso de álcalis es de 100 miligramos.

Quién debe comerlos

   Los higos son una fruta excelente, aconsejable desde su aparición (en verano o en otoño, según la variedad). El azúcar que contienen es esencialmente asimilable. Por otra parte, su alcalinidad hace que sean bien tolerados por las personas ácido-sensibles.

   Los higos, por tanto, están recomendados a los niños, a los adolescentes y a los jóvenes, especialmente si practican alpinismo, esquí u otros deportes, siendo aconsejable comerlos momentos antes del esfuerzo. También deben comerlos las personas que sufren estreñimiento.

   Los higos secos son particularmente recomendables en invierno. Los niños pueden comerlos como merienda, como postre o como golosina, sustituyendo caramelos y confituras, cuyo azúcar, por ser refinado, se halla desvitalizado. Los bebés muy pequeños pueden tomar su jugo o pulpa finamente chafada.

Quién NO debe comerlos

  - Los diabéticos por su elevado contenido en azúcares.

  - Los obesos, por su alto valor energético.

  - Los enfermos de estómago o intestinos. Estos, sin embargo, los toleran bien comiéndolos cocidos, en forma de compota.

Modo más saludable de comerlos

   - Los higos maduros son frágiles, se deterioran con el transporte y ferrnentan rápidamente. Por ello, es aconsejable comerlos junto al árbol, cuando se acaban de recoger. De este modo llenan la boca de un delicioso frescor y de un sutil sabor indefinible pero que recuerda un poco el perfume de la retama en flor,

   - Si se comen muchos higos, la corteza ocasiona irritación y aftas bucales. Esto se evita mondándolos. También es recomendable abrirlos por la mitad para ver si ha penetrado algún insecto en su interior atraído por su aroma.

   - Para secarlos, los higos se deben recolectar ya algo arrugados y ponerlos a secar al sol, sobre cañizos. Si hay peligro de humedad durante el día o la noche, se entran donde queden resguardados. Para comerlos cuando se han secado, es recomendable haberlos tenido unas horas en remojo en agua.

Búsqueda personalizada

 

Efectos sobre el organismo

   - Por su riqueza en azúcares naturales vivos, los higos son un alimento tónico, energético, de gran valor biológico.

   - Son muy digeribles. Tienen una suave acción laxante gracias a las diminutas semillas que contienen. Esta acción se vuelve purgante si se comen en gran cantidad.

   - Con los dátiles, los jínjoles y las pasas, los higos constituyen los cuatro frutos béquícos, es decir, pectorales, usados desde antiguo para combatir la tos. Su decocción se utilizaba también como calmante de inflamaciones bucales, anginas, etc.

 

Modo de conservación

   A parte del secado, los higos pueden conservarse cocidos en forma de sabrosas compotas que resultan muy económicas, ya que ellos mismos aportan el azúcar. Con el jugo de los higos cocidos se elabora también una especie de jarabe que sirve para endulzar determinados postres.

Los higos como fruta

   Hace miles de años eran famosos los higos que se cosechaban en Mileto, Halicarnaso y otras poblaciones de aquella región del Asia Menor, de la que se consideran originarias las higueras.

   Como el olivo, la higuera es un árbol bíblico citado repetidamente en las Sagradas Escrituras. También se menciona este árbol y sus frutos en los jeroglíficos egipcios.

   Plinio el Víejo, en su "Historia Natural" escrita hace dos mil años, describe 29 variedades de higos. Actualmente son cerca de 600 las variedades que se conocen.

   En España, las principales que se cultivan son:

    Fraga. -Arbol de gran desarrollo, fruto amarillento, muy dulce, excelente para secar.

    Bordissot blanco. Arbol de gran desarrollo, fruto amarillo, muy dulce, bueno para secar.

    Bordíssot negro. - Arbol de tamaño mediano, fruto negro, muy fino y muy bueno para consumir fresco.

    Cuello de dama blanco. -Arbol grande, muy extendido; fruto alargado, muy sabroso.

    Cuello de dama negro. - Arbol de gran desarrollo, fruto negro, con pulpa muy roja.

Propiedades curativas

  También eran apreciados los higos y la higuera por las propiedades curativas que se les atribuían. He aquí algunas de ellas:

  Hígos. -Abiertos y aplicados sobre flemones y callos, los ablanda y resuelve. Los cataplasmas calientes de higos tiernos o secos calman el dolor de las quemaduras, furúnculos, abscesos, herpes y tumores inflamados, haciéndolos madurar. Tostados y reducidos a polvo sirven para preparar un café que tiene propiedades emolientes y pectorales. Cociendo de 5 a 10 higos secos en un litro de leche, se obtiene una bebida que combate la bronquitis crónica, las irritaciones de garganta y las inflamaciones de las encías.

Búsqueda personalizada

  Hojas. -Una infusión de 25 a 30 gramos de hojas por litro cura la tos y activa la circulación de la sangre, siendo recomendada en las menstruaciones difíciles, algunos días antes de su aparición.

  Látex. -La sustancia blancuzca que se desprende de las hojas o de los higos recién arrancados sirve para combatir verrugas y callosidades.

  Corteza. - La pulpa de corteza verde, finamente picada, detiene las hemorragias nasales.

  Ciertas o no, estas propiedades han hecho de la higuera un árbol muy estimado. De ella se ha dicho que es la imagen viva del campesino. Arbol humilde, austero, viviendo a menudo en tierras paupérrimas, siempre dispuesto a dar fruto, aunque no se le dedique ningún cuidado, su hoja palmeada, algo grosera, recuerda la mano ruda y callosa, pero franca, del labrador.

 

Indice de alimentos (H)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia