Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos Indice enfermedades Indice herbolarios Casas rurales Buscar en Vivir Natural Contacto

Advertencia

Manzanas

 

Composición por 100 gramos

Principios inmediatos

%

Proteínas

0,3

Hidratos de carbono

13

Grasas

0,4

Agua

85

Fibras

1,1

Cenizas

0,2

Minerales

%

Potasio

0,111

Sodio

0,0053

Calcio

0,0074

Magnesio

0,0050

Fósforo

0,0100

Azufre

0,0060

Cloro

0,0025

Manganeso

0,000084

Yodo

0,000008

Cinc

0,000100

Cobre

0,000090

Hierro

0,000440

Aluminio

0,000875

Flúor

0,0000195

Arsénico

0,0000200

Vitaminas

Vitamina A

80 U.I.

Vitamina Bl

0,033 mg

Vitamina B2

0,033 mg

Vitamina C

10 mg

Vitamina E

0,720 mg

Vitamina PP

0, 145 mg

Vitamina P

0,6 U.P.

 

Efectos sobre el organismo

La manzana es una de las frutas más completas desde el punto de vista nutritivo. Dotada de la propiedad de activar la secreción de las glándulas salivales y gástricas, facilita considerablemente la digestión. Asimismo, por su contenido en celulosa, estimula el funcionamiento de los intestinos, por lo que es muy beneficiosa en casos de estreñimiento, sobre todo comida por la noche, sin mondar, lo cual también es benefícioso para el insomnio.   

-Por su contenido en fósforo, la manzana es un fortificante del sistema nervioso. Estimula el trabajo cerebral y predispone al sueño tranquilo.    

-Una manzana comida en ayunas cada mañana es un excelente depurativo y, tomada como postre, después de las comidas es el mejor dentífrico natural.

Quién puede comerla

   Prácticamente todo el mundo puede y debe comerla, ya que por su pobreza en azúcar está permitida incluso a los diabéticos.

Propiedades terapéuticas de la manzana

   La manzana, que antiguamente se denominaba poma, nombre que se ha conservado en los idiomas catalán, francés e italiano, tiene notables virtudes curativas. La forma farmacéutica conocida por pomada tuvo su origen en los ungüentos cicatrizantes preparados a base de manzanas y aceite.

   Se atribuye a las manzanas la propiedad de disolver los cálculos o arenillas biliares o renales. En corroboración de ello hay que señalar que la acción de las manzanas es opuesta a la formación de ácido úrico, al que disuelve junto con otros venenos orgánicos, y que en los paises o comarcas donde el consumo de manzanas es intenso, estadísticamente es donde se dan menos casos de litiasis (cálculos renales).

   Pero el uso terapéutico más importante de la manzana es en la diarrea infantil. Porque se da el hecho singular de que la manzana, que combate tan eficazmente el estreñimiento, no es menos útil en el tratamiento de la diarrea. Este tratamiento -muy simple- consiste en coger manzanas maduras, mondarlas o no, según el estado de la peladura, quitarles el corazón y las pepitas, rasparlas y preparar de este modo un puré crudo que en contacto con el aire no tarda en tomar un color rojizo. Para hacer más apetitoso este puré puede incluirse en su preparación algunos plátanos bien maduros.

   Para los niños mayores de un año, puede dárseles 4 cucharaditas de este puré cada una o dos horas, según su apetito, o sea, de medio kilogramo a 1 kilogramo y medio al día, como único alimento. Cuando el tratamiento es para adultos, la cantidad puede aumentarse al doble.

   Si bien las manzanas son ricas en agua, este régimen no es suficiente para cubrir las necesidades del organismo. Es necesario dar a beber agua mineral o infusiones ligeras, edulcoradas con miel.

   Con esta dieta o cura de manzanas, entre 24 y 72 horas ceden las dispepsias agudas y crónicas, la colitis mucosa e incluso la disentería; la temperatura desciende y las deposiciones. recuperan su consistencia normal. Una vez logrado esto y antes de reanudar la alimentación normal, es aconsejable un régimen de transición: pan tostado, caldo de vegetales, queso tierno. Gradualmente, al cabo de dos días podrá dársele leche, verduras, frutas, etc.

   En verano, en que las diarreas pueden presentarse con frecuencia, y sobre todo si no es posible consultar al médico, la cura de manzanas es un tratamiento que puede ensayarse sin ningún temor ya que no puede causar daño alguno.

   Esta cura de manzanas también es beneficiosa en caso de gripe.

Modificación por la cocción

   - Asada, la manzana pierde agua.

   - Hervida, la gana al impregnarse de ella.

   - Los minerales se diluyen en el agua.

   - En ambos casos, la vitamina A se destruye.

   - Las otras se reducen en sus tres cuartas partes.

   - También se pierde azúcar por lo que, al asarlas o al hervirlas suele añadírsele azúcar.

Digestibilidad

   Las manzanas deben ser comidas cuando están bien maduras, masticándolas lentamente, saboreándolas un buen rato y pasándolas repetidamente de un lado a otro de la boca, para que queden bien impregnadas de saliva. De este modo han de considerarse como de fácil digestión, siendo prácticamente imposible que produzcan molestias o trastornos. Los niños pequeños y las personas que poseen dentadura defectuosa deben comerlá manzana finamente triturada.

Calorías

   58 calorías por 100 gramos.

Acidez

   Ha de considerarse un alimento semibásico de escasa alcalinidad, ya que poseen un 37,4 % de sustancias acidógenas y un 62,6 de sustancias alcalígenas.

Modo más saludable de comerla

   La mayor parte de las vitaminas de la manzana se hallan inmediatamente debajo de la peladura, por lo que es recomendable comer la manzana sin mondarla, a condición de que la peladura sea limpia. Cuando se hace obligado mondarla, esto puede hacerse rápidamente y sin pérdida introduciéndola en agua hirviendo, durante un minuto.

   Las personas enfermas del estómago pueden comer la manzana cocida, en compota, asada al horno, etc. En cualquiera de estas formas su digestibilidad es mayor que comiéndola cruda y es bien tolerada, incluso en el caso de úlcera de estómago.

Recomendaciones especiales

   Artritismo, reumatismo, gota, herpes, obesidad, enfermedades de los bronquios, del hígado, en la paratifoidea, en la disentería y en la diarrea.

Contraindicaciones

   A la manzana se la culpaba antiguamente de ser la causa de epistaxis, vértigos, dolor de hígado y de bazo, incontinencia de orina y tuberculosis. No hay fundamento alguno para tal acusación.

   Todavía hay también quien cree que la manzana provoca ardores de estómago y eruptos ácidos. Esto es debido, casi siempre, a que estas personas no digieren bien las manzanas por una de estas dos razones: o las comen demasiado verdes o demasiado aprisa, sin masticar.

   No hay, pues, contraindicaciones para las manzanas, por ser un alimento que conviene a todo el mundo.

Búsqueda personalizada

Procedimientos de conservación

   En forma de compota o confitura, mediante la cocción y añadiendo azúcar en gran cantidad, como elemento conservador.

Más sobre las manzanas

   Después de la época cretácea, que marcó el fin de la era secundaria, hubo un período de veinte millones de años que fue un verdadero paraíso para las plantas y los animales. Durante la era terciaria, los árboles, en el apogeo de su fuerza y de su belleza, conquistaron sin reserva toda la superficie de la tierra, floreciendo por todas partes con plena libertad, bajo la brillante e incesante caricia,de un sol nuevo, y sin el temor desconocido de inviernos y estaciones.

   Cuando en la actual era cuaternaria apareció el hombre, encontró, entre otros árboles frutales, el manzano, uno de los más antiguos de que se tiene noticia. Los manzanos ya se cultivaban en los jardines del valle del Nilo en los tiempos del faraón Ramsés 11 (año 1300 a. de J.).

   Actualmente existen unas cuarenta variedades de manzanos, que dan frutos de diversos tamaños, en verano, otoño e invierno, dulces o ácidos, harinosos o jugosos, pero siempre perfumados, sabrosos, que pueden comerse recién arrancados del árbol o conservarse largo tiempo y con los que se pueden confeccionar confituras, compotas, postres variados, jugos sin fermentar, sidras, etc.

   La manzana ha sido siempre un fruto muy apreciado, ya sea como alimento o en medicina popular, como refrescante, edulcorante o remedio astringente. Los médicos la aconsejan a quienes necesitan adelgazar así como también a quienes necesitan engordar, para tonificar, para fortificar y para desintoxicar.

Las principales características de la manzana son:

   -Su pectina, polisacárido gomogelatinoso que confiere solidez al contenido intestinal.

   -Su azúcar principal: la sacarosa.

   -Sus sales minerales: potasio, calcio, sodio, etc.

   -Sus vitaminas: A, B y C, principalmente.

   Cuando es posible lavarla bien, la manzana ha de comerse sin mondar. Recuérdese que su corteza llega a contener hasta 80 miligramos de vitamina C por 100 gramos.

 

Para adelgazar

   Empezar cada comida con una manzana cruda. Esto cortará el apetito e incitará comer menos de otros alimentos más ricos en calorías.

Para tonificar el intestino

   A la inversa de otras frutas, la manzana es excelente para los que padecen colitis y deben evitar los alimentos crudos. Posee una celulosa tierna, que no irrita, y contiene tanino, verdadero medicamento para las mucosas intestinales. Es aconsejable comerla rallada y teniendo cuidado en masticarla bien.

Como desintoxicante

   Echando agua hirviendo sobre un puñado de mondaduras de manzanas (frescas o secas), se obtiene una infusión muy beneficiosa para combatir toda clase de trastornos artriticos.

   Bebiendo una taza por la mañana y otra por la noche, se ayuda a eliminar el reumatismo y la gota.

Búsqueda personalizada

Como fortificante

   Para los niños es excelente el desayuno que los suizos denominan muesli, elaborado a base de manzanas, según la siguiente receta:

   Por la noche se pone a remojar, en un tazón, una cucharada de copos de avena con tres cucharadas de agua. Por la mañana se añade el jugo de medio limón, una cucharada de leche condensada azucarada y una manzana entera, rallada con corteza y corazón. Se mezcla todo y se espolvorea con un poco de nueces y almendras trituradas.

   Es conveniente comerlo en seguida para que no se oxide.

Pastel para engordar

   Se mezclan dos huevos con 150 gramos de harina y 35 gramos de azúcar en polvo. Se añaden 3 manzanas ralladas y medio litro de leche. Se echa esta mezcla en una sartén de asas, untada con manteca y puesta al fuego a calentar. Cuando se considera que la parte inferior del pastel ya está cocida, se introduce en el horno, donde permanecerá cosa de un cuarto de hora para que se cueza la parte superior.

 

Indice de alimentos (M)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos Indice enfermedades Indice herbolarios Casas rurales Buscar en Vivir Natural Contacto

Advertencia