Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia

Plátanos

Composición por 100 gramos

Principios inmediatos

%

 

Proteinas

1

Hidratos de carbono

24

Grasas

0,4

Agua

74

Fibras

0,6

 

Minerales

%

 

Potasio

0,353

Sodio

0,001

Calcio

0,0075

Magnesio

0,035

Cloro

0,096

Cobre

0,0002

Fósforo

0,0275

Azufre

0,0116

Manganeso

0,00067

Hierro

0,00058

Cinc

0,00023

Yodo

0,000003

 

Vitaminas

 

Vitamina A

375 U. l.

Vitamina Bl

0,071 mg

Vitamina B2

0,060 mg

Vitamina B6

0,320 mg

Vitamina PP

0,600 mg

Vitamina C

10,250 mg

Vitamina E

0,370 mg

Modificación de estos elementos por la cocción

   En general, se comen crudos, pero en algunos paises se asan al horno, solos o acompañados de diversos ingredientes; también pueden comerse fritos. Por efecto del calor, se evapora agua y se destruyen en parte las vitaminas. En cambio se complementa el valor nutritivo del plátano con el de los ingredientes que le acompañan: azúcar, mantequilla, harina, aceite, etc.

Digestibilidad

   Buena, si están maduros (corteza enteramente amarilla, con matices morenos) y a condición de masticarlos bien.

Calorías

   110 por 100 gramos.

Alcalinidad

   Es un alimento semibásico, ya que posee un 44 % de sustancias acidógenas y un 56 % de sustancias alcalígenas.

Modo más saludable de comerlos

   Madurados en el árbol. En este caso, su riqueza en azúcar puede alcanzar hasta el 80 %, aumentando también su valor vitamínico.

Recomendables especialmente

   En invierno, por su riqueza en vitaminas.

Efectos sobre el organismo

   - Por su riqueza en minerales favorece la regeneración de los glóbulos rojos.

   - Sus esencias, que prestan al plátano su aroma característico, estimulan la secreción del jugo digestivo y ejercen una ligera acción antiséptica del conducto intestinal.

   - Si los plátanos no están totalmente maduros, sus azúcares están en forma de almidón, de asimilación más difícil. En este caso, si no se mastican y ensalivan bien, pueden provocar fermentaciones, dispepsias y estreñimientos.

Quién debe comerlos

   - Los niños, pues favorecen el crecimiento y el desarrollo del sistema óseo.

   - Las personas mayores de 40 años, trabajadores intelectuales, convalecientes, nerviosos, deprimidos, así como las personas de estómago delicado, a condición de masticarlos bien.

   - Son insustituibles cuando es necesario un régimen de sodio (enfermos edematosos) y también en el tratamiento de la ascitis, cirrosis hepática, etc.

   - Son recomendables a los artriticos, gotosos, nefríticos y enfermos biliares.

Quién NO debe comerlos

   - Los que sufren estreñimientos, ya que los plátanos son pobres en fibras celulósicas y dejan escaso residuo.

   - Los diabéticos, por su riqueza en almidones y azúcares.

Búsqueda personalizada

Procedimientos de conservación

   Secado por medio de rayos infrarrojos.

Consideraciones sobre los plátanos

   Los plátanos constituyen un producto natural de considerable valor alimenticio, del que a veces se desconoce su utilidad. En determinadas circunstancias, más que como alimento, debe ser considerado como un verdadero alimento-medicamento.

Su valor alimenticio

   Se debe principalmente a su riqueza en agua, azúcares, sales minerales, ácidos orgánicos, vitaminas, esencias y celulosa. Para muchos habitantes de los países tropicales, el plátano representa lo mismo que el arroz para los chinos o el trigo para los europeos, su principal alimento. Su valor energético es de 110 calorías por 100 gramos. En seco y con su cáscara, su calor energético se acentúa, llegando a las 285 calorías por 100 gramos de sustancia.

   Contiene, además, pequeñas cantidades de tanino, magnesio, potasio, sodio, zinc y ácidos orgánicos. El agua alcanza en los plátanos hasta un 74 % de su peso total. Constituyen, por tanto, un verdadero reservorio de líquido; de ahí su valor como alimento en los paises tropicales con escasez de agua potable, en los que el plátano, a la par que alimenta, ayuda a mitigar la sed, proporcionando al organismo un elemento tan insustituible e imprescindible para un normal desarrollo de todos los procesos biológicos.

   Además, el agua contenida en la fruta, es agua metabólica, de mayor valor biológico que el agua corriente, de modo que a la par que repone las pérdidas de líquido, consigue una verdadera desintoxicación orgánica, una especie de lavado interno, que libera al cuerpo de las sustancias nocivas acumuladas por diversas causas.

   Sus hidratos de carbono o azúcares, constituyen la principal fuente calórica de los plátanos. Se hallan en la proporción de un 24 % en forma de azúcares perfectamente asimilabas, sobre todo cuando el fruto está maduro, es decir, cuando se ablanda, se endulza, exhala su aroma característico y su cáscara adquiere un color amarillo moteado de marrón.

   El fruto verde, no es tan perfectamente digerible, ya que sus azúcares están en forma de almidón, difícilmente asimilable.

   Sus sales minerales son sobre todo el fósforo y el hierro, aparte de pequeñas cantidades de magnesio, sodio, calcio, cinc, cobre, etc. Gracias a ellas se contribuye a la remineralización del organismo y se le ayuda en la regeneración de los glóbulos rojos de la sangre.

   La riqueza vitamínica de los plátanos, sobre todo en vitamina C, contribúye al depósito orgánico de dicha sustancia, impidiendo las carencias invernales de la misma.

   Los plátanos favorecen la digestión mediante la acción de dos de sus componentes: Las esencias y las celulosas.

   Las esencias, que prestan a las frutas su delicioso olor, estimulan la digestión y en general activan la secreción de jugo gástrico. Ejercen además una ligera acción antiséptica del contenido intestinal.

   La celulosa ayuda a conseguir una buena defecación, ya que al no ser digerida, coopera a la formación del bolo fecal y en consecuencia a los movimientos normales del intestino (peristalismo).

Búsqueda personalizada

El plátano como medicamento

   Consecuencia de su riqueza en tanino, existe una aplicación excelente del plátano como alimento-medicamento en las diarreas crónicas de los niños mayorcitos.

   En estos casos se aplica la llamada dieta de plátanos, que consiste en ingerir cada cuatro horas 1-2 plátanos maduros, bien triturados y adicionados con algunas gotas de zumo de limón.

   El plátano se combina muy bien con la leche. Proporciona cuatro veces más hierro que ésta, y la leche, en cambio, dos veces más de calcio que aquél.

   Por estas razones el plátano es un complemento muy útil, sobre todo en los niños, preferentemente para desayuno y merienda, junto con un buen tazón de leche.

   En conjunto, y con la mayoria de las frutas, constituye un excelente alimento-medicamento, sobre todo para los niños, las personas que han sobrepasado ya los 40 años, las de constitución artrítica, gotosa o biliar, los sujetos de temperamento nervioso, los que abusan de la buena mesa y los que consumen frecuentemente carnes y pescados.

Indice de Alimentos (P)

Pagina Principal

Profesionales Salud

Indice alimentos

Indice enfermedades

Indice herbolarios

Casas rurales

Buscar en Vivir Natural

Contacto

Advertencia